Cuentos y leyendas·Narrativa épica y fantastica

Leyenda de Sant Jordi 3º parte

El sudor corre por mi espalda, me duelen los brazos y las piernas. El orgullo es lo único que me mantiene en pie. Jordi es más duro de lo que recordaba. La sorpresa y satisfacción de su rostro por verme aún en pie me daba fuerzas.
No podía permitirme perder, necesitaba recuperar mi legado. Puede que la mentira hubiese acabado, yo no era una princesa… sino una bruja, pero quería mantener el linaje y las enseñanzas de mi madre.
-Último intento, princesa.
Voy a hacer trampas y él lo sabe tan bien como yo. No estoy dispuesta a perder.
Recito de memoria un hechizo fortificante.
Aunque espera mi ataque, no está preparado para mi fuerza. Sin llegar a caer se coloca a mi espalda y me coge con el brazo. Maldito cabrón, nunca pude escapar de eso en nuestros entrenamientos.
Aunque hoy, va a llevarse una sorpresa. Desde su ausencia me he pasado horas observando a la nueva guardia y he aprendido un par de trucos nuevos.
Está preparado para mi codazo en sus costillas, aunque mi fuerza lo hace resoplar, sin detenerme golpeo mi cabeza contra su cara, uso mis manos libres para agarrar sus brazos… en dos movimientos, me veo libre.
Ataco su pecho, y le barro las piernas. Cae al suelo estrepitosamente entre gritos y abucheos. Me siento a horcajadas sobre su cuerpo.
Solo yo veo como se le dilatan los ojos cuando me siento encima.
-Vencí.
Me gustaría arrancarme la gorra y soltarme el pelo. Con una sonrisa me agradece que no lo haga.
Me separan de él para clamarme el ganador. Dejo claro que ha sido pura suerte y que no pienso volver a combatir. Oigo como Jordi decide dejar la ciudad y continuar con su viaje. Para cuando escapo de la muchedumbre, ya ha oscurecido y le he perdido el rastro.
Siento pánico.
-Eres una tramposa.
-Lo se.- Respondo a la voz de mi espalda.
-Nunca te enseñé ese último movimiento.- Sus manos se posan sobre mis hombros.
-No querías que te venciera.
-No, nunca quise.- Murmura muy cerca de mi oído.
-Me devolverás lo que es mío
-Siempre ha sido tuyo.
Sus labios me arrasan en cuanto me doy la vuelta, quería pedirle mi libro, y lo que me entrega es su corazón. Incluso sabiendo mi secreto. Espero no tener que matarlo también.
-¿Dónde está tu padre?
-Sigue en las mazmorras.- Susurra contra mi pelo.- Aún no he encontrado una manera de llegar sin masacrar a los guardias.
-Lo encontraremos.- Le aseguro.- Te aseguro que lo liberaré de la maldición que lo ha convertido en bestia.
-El rey…
-Mi padre era un traidor.- Me roza la cara cuando nota mi rabia, mi angustia, espera por si quiero contarle que pasa. Cojo aire, mi corazón me obliga a confiar en él.- Mató a mi madre, creo que siempre supo lo que era, que la mantuvo enamorada para conseguir sus secretos. Para colmo no le dio hijos varones, solo a mi. No quería una medio bruja, por eso me mandó a ser devorada por el dragón.
-Siempre te infravaloró.
-Lo se, mi madre también lo sabía por eso pude vivir tranquila. No esperaba grandes cosas de mi persona.- Sonrío con tristeza, duele reconocer esa verdad.- Se encaró con ella y le exigió el libro, ella se negó. Cuando me entregó su libro me di cuenta que sufría pero pensaba que era por separarse de su libro de las sombras. Que equivocada estaba, tenía el corazón roto.
-Nosotros no la matamos.- Me agarra de los hombros con fuerza para mirarme a los ojos.- Se que fuimos nosotros lo que prendimos fuego a su torre pero no queríamos matar a nuestra reina. La adorábamos.
Intento zafarme sin conseguirlo, esa herida aún está abierta.
-Vosotros…
-Mi madre te trajo al mundo, princesa. Mis padres sabían que erais las dos desde ese día, no tuvieron que ver señales ni imaginar nada. Mi madre contaba que la habitación estaba impregnada de magia.- Dejo de resistirme, mi propia madre me ha contado la historia de mi nacimiento.- ¿Porque íbamos a acabar con la reina cuando siempre la hemos protegido?
-¿Que es lo que pretendíais hacer entonces?
-¡Nada! Mi padre me ordenó fingir de nuevo el registro de los aposentos de la reina, como cada luna llena. Esa misma noche nos descubrieron entrenando juntos y se nos ordenó partir al amanecer. Perdimos la conciencia después de vaciar unas cuantas botellas de vino compadeciéndonos. -Lo veo fruncir el entrecejo.- Lo que paso después es confuso.
-Continua, por favor.- Esta vez soy yo quien le coge de las manos y le mira a los ojos. Esto es importante para los dos. -¿Mataste a mi madre para resarcirte ante los ojos de mi padre?
-Jamás.- Pierde el color de la cara cuando habla. Cierra un instante los ojos.- ¿Como iba a acabar con ella cuando cuidó a mi madre en su propio leche de muerte y le proporcionó un fin digno sin dolores? Podría haberle entregado al rey el libro de tu madre muchísimas veces, sabíamos donde estaba desde tu nacimiento. Aquella noche fue como estar en una pesadilla de la que no podía escapar.
-¿Una pesadilla?
-Sí. Se lo que dicen los testigos que nos vieron pero te aseguro que no estábamos conscientes. Quizá fue la borrachera, no lo se. Veía lo que pasaba pero no podía despertarme o detenerme.
Siento que por fin puedo respirar. Lo abrazo con fuerza. En mi interior siempre he sabido que no podían ser los culpables de su muerte. Ahora todo tiene sentido.
-¿Que…?
-Os utilizaron. Fuisteis las marionetas de mi padre y su mago.- Parpadea confuso, intentando entenderme, veo la incertidumbre, la esperanza. – Os indujeron a un sueño donde podían controlaros. Cumplisteis la ordenes que os dieron, nada más. No sois es unos asesinos.
Es incapaz de contestar, me mira atentamente buscando la veracidad de mis palabras. Finalmente me abraza con fuerza.
-¿Y ahora?
-Ahora saquemos a tu padre de ese agujero.
-¿Y después?
-Acabaremos con esta conspiración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s